viernes, 5 de junio de 2009

Refexiones de Marcial

Siembra un chisme y recogerás una cosecha de pesares.
El chismoso escucha una pequeña brisa y la convierte en un ciclón.
Contar un chisme es como arrojar barro a una pared limpia.
Tal vez no se quede pegado, pero siempre dejará una mancha.
No creas la mitad de lo que escuchas y no repitas la mitad de lo que crees.
Cuando escuches un comentario insidioso, quítale la mitad, luego un cuarto,
y no digas nada del resto.
Ojo con la verdad a medias; es posible que hayas recibido la mitad equivocada.
El rumor es la cosa más flotante que hay.
Es muy fácil hacerlo flotar, pero muy difícil hundirlo.
Decir chismes es un delito que la ley no castiga.
La única diferencia entre el calumniador y el asesino está en que el primero
mata la reputación en lugar del cuerpo.
La lengua criticona recibe órdenes de un ojo inexperto,de una mente irreflexiva
y de un corazón ingrato.
Al echarle tierra a los demás, lo único que hacemos es ensuciarnos las manos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una reflexión muy
bien expresada, y tambien
muy cierta

Tini dijo...

A mi me lo parece anónima Un abrazo para ti

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...